ABRILLANTAMIENTO DE PISO

Pulir y abrillantar piedras naturales, como el mármol, el granito y el terrazo es, posiblemente, el trabajo de mantenimiento más común. Estos materiales son objetivo de muchas agresiones durante su vida, y la primera víctima, suele ser siempre el brillo.

Intentar recuperarlo puede ocasionar más de un dolor de cabeza a su propietario, que en más de una ocasión suele confundir agresiones (es decir ataques) con manchas. Las manchas se pueden limpiar, pero las agresiones deben repararse. El trabajo de reparación necesario es el pulido de estas superficies, el cual nos permitirá borrar literalmente cualquier rastro de daño que haya sufrido nuestro suelo, pero eliminará también el brillo del pavimento.

Por lo que después de pulir deberemos cristalizar. Cristalizar (también conocido como abrillantar, aunque no sea lo mismo) nos permitirá recuperar el brillo natural de nuestro pavimento al mismo tiempo que crea superficialmente una protección de mayor dureza contra agresiones físicas.



*Fuente: Rubi